sábado, 31 de agosto de 2013

Capítulo 73.

Justin está sentado al lado de la barandilla, con la espalda pegada a la pared y los ojos cerrados.
-Eh, Biebs.- le llamo, pero no se inmuta. Yo me acerco y me siento a su lado. Me percato de que su mano derecha está llena de heridas ensangrentadas.- ¡Oh, dios mío!
-No te preocupes por mí, Laura.- murmura sin abrir los ojos.- Me merezco este dolor y mucho más.
-Justin Drew Bieber, deja de ser tan malditamente cruel contigo mismo o me cabrearé.- resoplo con enfado mientras me quito el fular de flores que llevo alrededor del cuello y se lo anudo en la mano para que detenga su hemorragia. Él hace una mueca de dolor.- Justin, tú no eres consciente de que hay cientos de miles de personas en este mundo que te quieren. Tus Beliebers te están apoyando siempre.
-Pero es que no dejo de fallarles…- se queja.
-Ellas se enamoraron de ti tal y como eres.- replico, y él me mira con duda.- Se enamoraron del chico canadiense que empezó tocando la guitarra en las escaleras de un teatro y que ha acabado en la cima del mundo. El chico que por mucha fama y dinero que tenga, es humano. Y como todos los humanos, comete errores. Tus fans los aceptarán siempre. Ellos y Scooter, Kenny, tus padres, tu equipo, tus hermanos, Jaden, Fredo, Blanca, yo, los chicos… Hay gente que te adora y no quieren que desaparezcas.
-Ya, pero…
-Como me vuelvas a decir ‘pero es que’ te meterás en serios problemas conmigo.- le advierto antes de que siga echándose la culpa de todo.
-Vale.- acepta, y aprieta los labios para contener la risa.
-¡No te rías, esto es serio!- le grito intentando sonar cabreada, pero acabo riéndome con él.
-Claro, se te ve en la cara.- yo le doy un puñetazo en el hombro.- Eh, Lali… Gracias. Por esta clase de cosas eres mi mejor amiga.
-Oh, Biebs… ¿Tú siendo agradecido? Imposible.
-¡Oye, simpática!
-Gracias, hombre. Venga, bajemos.- me levanto y le tiendo una mano. Él la acepta y bajamos las escaleras.
-Tendría que devolverte el fular…- dice.
-Quédatelo. ¿Para qué quiero yo un pañuelo manchado con la sangre de Justin Bieber?- inquiero con burla, y él me saca la lengua.
-Bueno, podrías venderlo por eBay. Mis fans pagarían una millonada por él.
-Ten cuidadito con ese ego, Bieber. Lo tienes muy alto.- sonrío con tirantez y él pone los ojos en blanco. Al final los dos acabamos riéndonos. Se me hace imposible estar enfadada con él.
Llegamos hasta la puerta de la suite, que está entreabierta. Justin se detiene y se muerde el labio con indecisión.
-Venga.- le animo. Abro la puerta y entramos. Todos vuelven a estar rodeando la mesa y hablando animadamente.- Ya estamos aquí.
Levantan la vista al escucharme. Blanca se levanta corriendo y se abraza a Justin con fuerza.
-No vuelvas a hacer esto jamás, ¿vale?- le grita ella con lágrimas en los ojos.- Nosotros te queremos.
-Lo sé, cariño. Lo siento.- se disculpa Justin. Blanca suelta un suspiro y le vuelve a abrazar. Después se separan y él mira a Scooter y a su madre.- Lo siento, de verdad. Lo de ayer me destrozó los nervios y me he calentado. Os pido disculpas.
-Oh, cariño… No pasa nada, de verdad. Te entendemos.- murmura Pattie, y le besa en la frente.
-No hay de qué disculparse, Justin.- añade Scooter, y le da un apretón de manos.- Además, hemos pensado algo que quizá te venga muy bien, a ti y a todos nosotros. La idea es de Blanca.
-¿Qué es?- pregunta Justin con curiosidad. Se le ve más relajado que hace media hora.
-He pensado en que deberías desaparecer… Durante una temporada.- responde Blanca, cogiéndole de la mano.- Termina el Tour el 22 de abril en Estocolmo, ¿no? Es un mes y medio solamente. Después tómate unos meses para descansar. Vete de viaje lejos, compón nuevas canciones y cuando termine el verano vuelves con las pilas cargadas y energías renovadas. Tus fans te esperarán y cuando vuelvas, será por todo lo alto.
Justin se queda en silencio y con expresión pensativa. Todos le observamos expectantes. De pronto una radiante sonrisa se forma en sus labios.
-Es una idea… buena.- dice, y todos suspiramos con alivio. Blanca le devuelve la sonrisa.- En realidad es muy, muy, muy buena. Acepto.
-¿De verdad?- inquiere ella con emoción.
-¡Pues claro que sí! Termino la gira, me tomo unos meses para descansar, viajamos, paso tiempo con los míos, creo nuevas canciones… Y en octubre o por ahí vuelvo a los escenarios.
-¡Justin Bieber vuelve con más fuerza que nunca, sí señor!- grita Fredo, y todos nos reímos.
-Muy bien, Blanca. Te agradezco de corazón esa idea, es muy inteligente.- Scooter le da unas palmaditas en la espalda y ella vuelve a sonreír.
-Es que mi chica vale mucho.- repone Justin mirándola con cariño, y ella se sonroja.
-Eso seguro… Entonces todo arreglado, ¿no?
-Todo arreglado.- acepta Justin.- Y ahora puedo irme a casa un rato, ¿a que sí? Quiero descansar.
-Claro, por supuesto.
Blanca, Justin y yo salimos del hotel y volvemos al coche. Llegamos al bloque de pisos y entramos en el mío. Justin se sienta en el sofá y coge a Loki entre sus brazos.
-¿Ya estás mejor, Biebs?- le pregunto.
-Un poco sí, pero aún estoy tocado por lo de ayer… No se me va a olvidar tan fácilmente.
-Ni a ti ni a nadie.
-Ya… Voy a ducharme, no tardo nada. No me echéis demasiado de menos, ¿vale?- se levanta y va hacia la puerta.
-¡Eso tenlo por seguro!- exclamo, y escucho su risa desvanecerse por el pasillo.
-Laura, tengo que proponerte algo.- me dice Blanca mientras yo saco una sartén del armario de la cocina.
-Dime.
-Verás… Mientras tú has salido para hablar con Justin, Fredo y yo hemos pensado en organizarle esta noche una fiesta a Justin en ‘Funky Buddha’, ya que creemos que a Fabric no tiene ganas de volver. Será como un ‘re-cumpleaños’, pero solamente estaríamos tú, yo, Fredo, Scooter, Kenny, Jaden, Cody, Carly, Pattie, Ed, Andrea, Andy, Isa, Leyre, Amanda… Ni Beliebers invitadas ni prensa, sin que nadie lo sepa.
-Me parece perfecto. ¿Y cómo hacemos para pillarle por sorpresa?
Ella me lo cuenta en cuchicheos y yo acepto. Termina justo a tiempo, porque al segundo Justin aparece cambiado de ropa y con el pelo mojado. Comemos los tres juntos y mientras terminamos una tarrina de helado de chocolate, el móvil de Justin suena.
-Dime, Scooter.- responde.- Eh, sí… Espera.- tapa el auricular y se gira hacia nosotras.- Dice que está en el portal y que quiere hablar conmigo a solas.
-Ve, nosotras te esperamos aquí.- sonrío. Él asiente y sale por la puerta.- ¡Venga, a cambiarnos!
Blanca se va a su piso mientras yo me cambio apresuradamente de ropa por esto: http://www.polyvore.com/53_swag_on_you/set?id=75754524. Me recojo el pelo en una coleta alta, me pongo sombra de ojos y pintalabios rosa fuerte y salgo de casa mientras me termino de pasar la zapatilla derecha. Blanca está llamando al ascensor, vestida con una camiseta en la que pone ‘Fuck Swag’, unas mallas como las mías pero en azul y unas sneakers grises. Al final tenemos que bajar por las escaleras ya que el ascensor no se digna a funcionar. Llegamos al portal y nos encontramos a Justin y a Jaden subido a su espalda y tapándole los ojos con las manos.
-Jaden, me cago en la puta… ¿Quieres decirme de qué coño va esto?- está gritándole Justin mientras se balancea de un lado para otro intentando zafarse.
Blanca se pone un dedo en los labios para que Jaden se mantenga en silencio. Se acerca lentamente a Justin y le pone un pañuelo negro sobre los ojos.
-¿Jaden?- inquiere Justin.- Quítame esto de los ojos. Ahora.
-Soy yo, Justin.- dice Blanca, y le pone una mano en la mejilla.- Confía en mí.
-Justin, vamos a matarte y te vamos a tirar al Támesis.- murmura Jaden con voz amenazante. Yo le doy un manotazo mientras suelto una risita.
-No me extrañaría…
Vamos al garaje (Justin casi se la hostia contra una columna) y entramos en el Audi de Liam. Conduzco hasta ‘Funky Buddha’ y entramos. Ahí están Scooter, Pattie, Kenny, otros agentes de seguridad que no conozco, Ryan, Cody, Ed, Andrea, Andy, Isa, Amanda, Leyre, Carly, Fredo, Chaz Somers y Ryan Butler ‘Butsy’, los dos amigos de la infancia de Justin.
Blanca le quita el pañuelo a Justin y él parpadea varias veces antes de contener la respiración.
-¡SORPRESA!- gritan todos. Justin continúa inmóvil para segundos después lanzarse hacia Chaz y Butsy.
-¡No me lo puedo creer!- exclama Justin, y yo me echo a reír. Tiene la misma cara que un niño cuando va a Disneylandia.
Entre todos hacemos que Justin olvide la catastrófica noche de ayer. Yo por lo menos eso intento hacer, aunque cada vez que la tela de mi camisa me roza el brazo o Justin me abraza diciéndome que ‘gracias mil’, un ardor parecido al de cuando te quemas al tocar una cazuela caliente se instala allí.
-¡REGALOOOOOS!- grita Alfredo.- ¡Hora de los regalos!
Yo cojo la caja morada y blanca en la que va mi regalo y se la alcanzo. Justin sonríe abiertamente y la abre. Saca el par de Supras azul eléctrico con la suela negra que hay dentro y las observa con los ojos brillantes.
-Son de la nueva colección…- murmuro, y sonrío con timidez.- ¿Te gustan?
-¿Que si me gustan, preguntas? ¡ME ENCANTAN!- de repente me vuelvo a encontrar envuelta en uno de sus abrazos de oso (creo que se le ha pegado de Niall).- ¡Muchísimas gracias, Lali!
-No hay de qué, Biebs.- respondo con alegría. Verle tan feliz es muy gratificante.
Estamos un rato más allí, disfrutando del ‘re-cumpleaños’ de Justin, y volvemos a nuestras respectivas casas. Yo llego a la mía, sustituyo mi ropa por mi querida sudadera de Muse, unos pantalones de chándal grises y me recojo el pelo en un moño. Cojo mi portátil, me conecto al Skype y veo a Zayn conectado. Le llamo y al segundo su imagen aparece en mi pantalla.
-¡SAYAAAAAN!- grito con una gran sonrisa.
-¡LALIIIIIIIIII!- responde.- ¿Cómo estás? ¡Te echamos de menos!
-Yo estoy muy bien. ¡También os echamos una barbaridad de menos por aquí! ¿Qué tal va el Tour?
-Dios, es una pasada… Hay decenas de chicas acampando en las puertas de los estadios, en el exterior de los hoteles… Es increíble.
-¿Y qué tal con Sandra?
-De maravilla. Ya parece haber… aceptado mis errores garrafales, y la ropa que diseña para la gira es fantástica.- él mismo se ve interrumpido por otra voz, y se gira hacia la derecha.- Es Laura. Bien.- se gira hacia la pantalla de nuevo.- ¿Quieres hablar con Liam?
-Sííííí, por favor.
-Vale, voy a buscarle. ¡Hablamos, Lali!
-¡Adiós, Zaynie!
Él se levanta de la silla y escucho cómo se pone a gritar. ‘¡LIAAAM!’ ‘¿¡Qué pasa!? No grites, joder, que estoy al lado tuyo.’ ‘Lo que sea. Tu novia te espera en Skype.’
No ha terminado de decir la frase cuando se oyen unos pasos apresurados, y de repente la cara de Liam aparece en mi pantalla.
-¡AMOOOR!- exclamo con lágrimas en los ojos. Está tan guapo que me duele saber que no está a mi lado.
-¡Pequeña!- contesta con esa sonrisa cariñosa que tanto me encanta.- Te echo de menos.
-Y yo a ti, Liam. La casa y mi vida están tan vacías sin vosotros…
-Y a mí también se me hace raro despertarme y no estar a tu lado… En la otra cama siempre me encuentro a Niall con la baba colgando.
-¡No seas malo!- le regaño, aunque me estoy medio riendo.
-¡ESO ES UNA JODIDA MENTIRA, PAYNE!- chilla la voz de Niall, que se asoma por la pantalla.- ¡LALIIIII!
-¡RUBIOOOOOOO!
-¿Cómo estás?
-Aburrida, ¿y tú?
-Hambriento.- responde, y yo pongo los ojos en blanco.
-Cómo no…
-Oye, ya he visto lo que pasó ayer en el cumple de Bieber… ¿Qué pasó?
Veo cómo Liam también me mira con interés, y decido explicarles toda la historia.
-Pues bien… Justin nos invitó a todos a cenar a un restaurante y después organizó una fiesta en Fabric.- comienzo, y ellos me escuchan con atención.- Cuando llegamos a la puerta, eso estaba lleno de prensa y fans. Los porteros del local le dijeron a Jaden que no podía entrar porque era demasiado joven. Justin se puso a gritarle que si Jaden no entraba, él tampoco. El segurata le puso una mano en el pecho mientras le decía que entonces teníamos que despejar la puerta. Justin se mosqueó cuando el segurata le tocó y le apartó de un empujón. Entonces a partir de ahí todo se convirtió en un caos. Los paparazzis no paraban de insultar a Justin, y Jaden iba a pegarle un puñetazo a uno de ellos cuando éste le golpeó con su cámara. Yo me agaché a su lado para ayudarle y… empezaron a insultarme a mí.- Liam aprieta la mandíbula pero no me interrumpe.- Una Belieber se acercó a Jaden y a mí para ayudarnos, pero otro periodista la empujó. Entonces alguien me golpeó a mí con fuerza en la sien y me caí de lado sobre el cemento. Scooter nos metió en la furgoneta y salimos disparados al hospital. Tengo tres puntos en la ceja, un chichón importante y el brazo derecho hinchado y amoratado.- levanto la manga de mi sudadera para enseñárselo.- Y hoy… Scooter nos ha reunido en su habitación del Hilton para hablar. A Justin le ha dado un ataque de furia y se ha puesto a gritar que está harto de todo y de todos, y que se acabó Justin Bieber para siempre.- Liam y Niall se quedan boquiabiertos.- Él salió de la habitación y rompió un jarrón. Se ha abierto la mano, y yo le he prestado un fular para que no se desangrase ahí mismo. Le hemos convencido de que termine la gira y de que después se tome unos meses de descanso para componer, viajar y relajarse. Y esta tarde le hemos organizado una fiesta de ‘re-cumpleaños’ en ‘Funky Buddha’.
-Madre mía…- susurra Niall.- Esto da para una película de acción, ¿eh?
Yo me echo a reír. Niall, como siempre intentando quitarle el hierro a los asuntos, por muy espinosos que sean.
-¡Taylor Lautner podría hacer de protagonista!- continúa.
-¡Pero si no se parece en nada a Justin!- replica Liam.
-Pues se maquilla… ¡Y yo haría de mí mismo!
-Pero si tú no has estado…- le digo intentando aguantar la risa.
-¡Da igual, me cuelo!
-Niall, creo que Louis ha ido antes a comprar Pringles, ve a ver si te da un paquete.- interviene Liam.
-¿Pringles? ¡Dios, sí!- Niall se levanta de la silla, me manda un beso con un soplo y desaparece de mi vista.- ¡LOUUUIIIIIIIS!
Yo me echo a reír con fuerza. Este irlandés no tiene remedio.
-Jamás cambiará…- suspira Liam con condescendencia.- En fin, ¿cómo está Loki?
-Muy bien. Te echa de menos, como yo.
-Ay, Laura…- levanta su mano y la apoya en la pantalla. Yo le imito, intentando por algún milagro imposible traspasar la pantalla y abrazarle con fuerza.- Cómo me gustaría que estuvieses aquí conmigo.
-A mí también.
-¿Qué tal las clases de guitarra con Ed?
-No hemos vuelto a tener desde el día 21.
-¡Ah, esto me da una idea!- él se gira hacia su derecha.- ¡Niall, tráeme a tu niña!
-¿Su niña?- inquiero con curiosidad. Él me guiña un ojo.
Niall vuelve a aparecer en pantalla y le pasa su guitarra a Liam.
-Aquí tienef.- masculla escupiendo migas.
-Niall, ¿ya has conseguido tus Pringles?- le pregunto, y él asiente con entusiasmo.- ¡Qué bien!
Eftám muy buemaf!- exclama, y yo me echo a reír.- Me tembo que ir, ¡adeóf Lali!
-¡Hasta pronto, rubio!- él se vuelve a ir y me deja a solas con Liam.- ¿Qué pieza va a interpretar, señorito Payne?
-Una de sus canciones favoritas, señorita.
Él cierra los ojos y empieza a rasgar las cuerdas. Yo me dejo llevar por su voz y la melodía de ‘It will rain’, que me acarician y me llegan a lo más hondo del alma.
La canción termina, y una lágrima se desborda por mi ojo.
-Oh, Liam…- susurro.- Ha sido… precioso. Gracias.
-No hay de qué, amor. Te mereces esto y todo lo demás.
-Mentira.
-Verdad.
-Que no.
-Que sí.
-Que te calles.
-Que me calles.
-Ojalá pudiese, Liam…- murmuro con dolor.
-Podrás, cariño. Dentro de 80 días podrás callarme las veces que te plazca.
Mi mueca de tristeza va transformándose en una sonrisa de estúpida enamorada en toda regla.
-Me tengo que ir, voy a salir a cenar con Leyre, Andrea, Sonia y Amanda.
-Está bien, pasadlo genial. Mañana hablamos. Te quiero, amor.
-Yo a ti más, Liam.- le mando un beso con un soplo, le doy a la opción de colgar y cierro el ordenador. Apoyo la cabeza en la encimera de la cocina y respiro hondo varias veces.
Esto se me está haciendo más duro de lo que pensaba.

Bueeeeenas tardes, preciosos. Sé que dije que subiría un capítulo ayer y otro hoy, pero no me dio tiempo, así que he hecho este un pocito más largo para que compensara.
Solamente quiero decir una cosa: THIS IS US. La veré mañana y no podéis ni imaginaros lo nerviosa que estoy. Y lo mejor de todo es que la voy a ver acompañada por las guapísimas de Bea, Isa, Blanca y Laura (Amanda). NO PUEDO ESPERAR A MAÑANA, SRSLY.
El siguiente lo subiré el lunes, y hasta el lunes siguiente no tendréis capítulo nuevo (a menos que pueda subirlo en algún ordenador del hotel). Yo lo intentaré, aunque no os prometo nada.
Por cierto, me he cambiado el usuario de Tumblr a www.wolverhamptonaussies.tumblr.com (nombre con estilo, sí señor), por si entrabais en el anterior y os salía que no existía :)
En fin, me voy ya. La próxima vez que vuelva ya habré visto la peli y espero no estar en estado vegetal o catatónico JAJAJAJAJAJAJA. Seguid votando en la encuesta de vuestras parejas favoritas (a la izquierda) y debajo del capítulo, en 'reacciones'. Gracias mil, os amodoro ♡.

Lali.

jueves, 29 de agosto de 2013

My hero is 20.


Sinceramente, no creo que leas este discurso en tu vida. Pero hoy cumples 20 años, y quería hacer algo especial.
Lo primero de todo, felicitarte por tu cumpleaños. Madre mía, ya tienes 20 años. Recuerdo cuando entré en este fandom, hace ya más de dos años. Tú aún no tenías ni la mayoría de edad. Eras un niño adorable, con su pelo rizado y su increíble voz que me enamoró desde aquel "you're insecure, don't know what for". ¿Y ahora? Ahora tienes 20 años, una voz aún más increíble (si es posible mejorar la perfección) y millones de personas admirando lo que haces (entre las cuales me incluyo).
Por último, quiero darte las gracias. Sé que te lo deben de decir un montón de veces al día, y yo solamente soy otra fan más. A tus ojos, solamente soy una Directioner que te admira incondicionalmente, a ti y a tus cuatro hermanos; tú, a mis ojos, eres mi mundo. Eres mi sonrisa y mis lágrimas. Eres, sin exagerar lo más mínimo, una de las personas más importantes de mi vida. Me has enseñado muchísimo a lo largo de estos dos años: a ser fuerte, a ignorar las críticas y a sentirme bien conmigo misma. Veo por todo por lo que pasaste en tu infancia y no puedo creerme que la gente le hiciese esa clase de cosas a un niño tan adorable como tú. ¿Sabes una cosa, Liam? Yo también he sufrido acoso escolar durante varios meses. Lo he llegado a pasar realmente mal. Pero tú has sido mi ejemplo de superación, y con tu ayuda y la de mi familia, conseguí pararlo. Me has servido de apoyo en tantísimas ocasiones, que me faltan cifras para decírtelo. A mí la vida no me la ha salvado ni Batman ni Ironman. La vida me la has salvado tú, Liam. Son Ironman y Batman los que deberían tener envidia de ti, porque estoy al 100% segura de que tú has conseguido salvar más vidas que ellos dos juntos. ¿Sabes qué es lo que me duele? Que la gente me diga que nunca te conoceré. ¿Pero sabes qué duele más? Que tienen razón. Que las posibilidades que tengo de conocerte están a niveles del subsuelo. Aunque te digo una cosa: yo jamás me rendiré. No voy a perder la esperanza de que algún día podré abrazarte con todas mis fuerzas y darte las gracias por todo. Por ser tal y como eres: fiel, romántico y también un poco alocado. Decirte que estoy muchísimo más que orgullosa de ti. Que ese niño que estuvo solo en su fiesta de su 16 cumpleaños ha desaparecido, y que ahora hay en su lugar un hombre hecho y derecho con miles y miles de personas que le adoran. Que últimamente he visto cómo todas las críticas y los dramas han caído sobre ti y no he podido sentirme más impotente. Que Sophia es la mujer más afortunada de este planeta, porque tiene a su lado al chico con un corazón de oro tan grande que no le cabe en el pecho. Que Zayn, Louis, Niall y Harry tienen el hermano más cariñoso y comprensivo que podían encontrar. Que pase lo que pase, siempre quiero verte sonreír. Cuando estés de bajón o veas comentarios negativos hacia ti, piensa en nosotras. En las verdaderas Directioners, esas que jamás te juzgarán y que te apoyarán siempre, pase lo que pase. Que te quiero, Liam. Que ésto no me había pasado jamás con nadie. Que no sabes quién soy y probablemente jamás lo sepas, pero que tú eres un pilar imprescindible en mi vida. Eres mi súper-humano. Y eso no cambiará por muchos años que pasen. Voy a estar contigo en tu próximo cumpleaños, en el siguiente, en el siguiente, y así hasta que no me queden fuerzas para continuar en este mundo. Que un trocito de mi corazón y de mi alma siempre te van a pertenecer. Que, por favor, nunca te olvides de sonreír. Tu sonrisa es como mi chute diario de cocaína. Eres la octava maravilla del mundo. Si tú eres feliz, instantáneamente yo lo soy. Siempre serás mi pequeño. Ese chico de Wolverhampton, amante de 'Toy Story' y con una curiosa fobia por las cucharas. Sinceramente, agradezco que te echaran de TXF cuando audicionaste por primera vez. Porque si no, quizá ahora mismo One Direction no existirían. Y no me imagino una vida sin vosotros. Sin ti. Gracias por tantos momentos, Liam. Te quiero hoy, mañana y siempre, héroe.
Laura.



martes, 27 de agosto de 2013

Capítulo 72.


Nosotros salimos a la calle, y parece que ningún periodista nos ha seguido (sé que si a alguno se le ocurriese aparecer, Justin le partiría la cara). Cogemos un taxi y a la media hora llegamos a nuestros pisos. Entramos en el de Justin y mientras Blanca prepara unos mojitos en la cocina, a Justin le suena el móvil. Él mira la pantalla y me la muestra: en ella aparece una foto de él con Liam, y encima pone ‘Liam Payne’. Descuelga y se sienta en el sofá.
-Ey, Liam.- le saluda.- Eh… Sí, está bien. Estamos bien. Ya ves, menudos cabrones… Sí… No, hemos venido a mi casa. Vale, ahora se pone…- espera cinco segundos.- Vale. Gracias, tío. Hablamos pronto.- me alcanza su móvil y yo me siento en el brazo del sofá.- Quiere hablar contigo.
Yo cojo su móvil y me lo pongo en la oreja.
-Hola, cariño.- le saludo con voz suave.
-Laura.- suspira aliviado al otro lado de la línea. Yo sonrío como una tonta.- Menos mal que estás bien… Porque estás bien, ¿no?
-Sí, aunque Alfredo, Jaden y yo somos los que peor hemos acabado. Me han puesto tres puntos al lado de la ceja, tengo un chichón en la sien y tengo el brazo derecho medio dormido, aunque el efecto del analgésico se me está pasando y estoy notando un ardor horrible.
-Joder, pequeña… Me he llevado un susto terrible. Estábamos cenando en la habitación que comparto con Niall aquí y de repente salen por la tele imágenes de vosotros en la puerta de Fabric tirados por el suelo y vídeos de periodistas gritándoos de todo. He visto cómo te empujaban y te caías al suelo…- oigo cómo respira hondo.- En ese momento sólo quería estar allí y partirle el cráneo al hijo de…
-Eh, Liam.- le corto.- Calma. No ha pasado nada, por suerte. Sólo ha sido una mala noche y lo único que quiero es olvidarla.
-Sí, es lo mejor… Pero… Es que después han puesto un vídeo que uno de esos cabrones ha grabado mientras se formaba la guerra y decían lo de que yo te había dejado o te iba a dejar… Eso es mentira, amor. Yo jamás haré eso. No me voy a cansar de ti.
-Lo sé, Liam. No les he hecho caso. Por cierto, te sigo echando de menos…
-Y yo a ti, pequeña… Me gustaría estar ahí contigo, protegerte y abrazarme a ti para siempre…
-Es tentador.- repongo, y los dos nos reímos. Blanca sale de la cocina y me alcanza uno de los alargados vasos con mojito.- Tengo que colgar… Blanca, Justin y yo vamos a tomarnos un mojito para olvidar este mal trago. ¿Hablamos luego por Skype?
-Lo intentaré. Te amo, pequeña.
-Yo a ti más, pequeño.- respondo, y cuelgo. Le paso el móvil a Justin.
-¿Qué tal está Liam?- me pregunta Blanca, sentándose al otro lado de Justin.
-Bien. Preocupado, nada más.
-Te quiere mucho.- añade Justin con cariño, y yo me sonrojo.
-Pues sí, por muy increíble que me parezca.- murmuro.
-¿Increíble por qué, Laura?- inquiere Justin con sorpresa.- Eres una chica genial.
-No es nada increíble que un chico tan adorable como Liam se haya enamorado de una chica tan adorable como tú.- continúa Blanca.
-Ay, shhh, callaros.- suelto una risita histérica y ellos se carcajean.
-¡Mírala, parece un tomate!- exclama Justin para picarme. Yo le doy un manotazo en el hombro.
-Cierra la boca y bebe, anda.
-Si cierro la boca no podré beber.- replica. Me recuerda a Harry cuando hace esto.
-Agh, que te follen.- miro a Blanca muy intencionadamente, y ella se ruboriza.
-¡Pero serás guarra…!- grita, y Justin baja la mirada mientras sus mejillas entran en llamas.
-¡Mírale, parece un tomate!- suspiro retóricamente. Tocado y hundido. Mi conciencia se pone a aplaudirme con admiración.
-Empate a uno.- sonríe Justin.
-Me voy ya. Mañana nos vemos.- me despido. Me levanto del sofá y les doy un beso en la mejilla a cada uno.- ¡Adiós!
-¡Hasta mañana, Lali!- grita Justin antes de que cierre la puerta y me vaya hasta mi piso.


(Habla Blanca)

Mientras dejo los vasos en el fregadero, veo cómo Justin respira pesadamente y se tumba en el sofá con los ojos cerrados. Le veo destrozado, en los casi dos meses que llevamos juntos jamás le había visto tan impotente.
-Ey, Justin…- murmuro, y me siento sobre su regazo. Él abre los ojos lentamente y me mira.- Que no te dé bajón, ¿vale?
-Ya me ha dado, Blanca.- él se mueve para quedarse sentado a mi lado.- Esto cada día me supera más. Siento como si mi energía se esté agotando y la gente no para de joderme.
-Eso nunca, Justin. ¿Has visto a Mel? Ella y otros miles de chicas están contigo apoyándote en su día a día, darían lo que fuera por ti.- él parpadea varias veces.- Justin, yo te llevo apoyando desde el 2009, y siempre me he considerando una de esas chicas. Las que cuando están felices, te escuchan. Cuando están tristes, te escuchan. De esas en las que tú te has convertido en su ejemplo. Jamás, Justin, y no exagero, jamás he conocido a persona tan luchadora, fuerte y humilde como tú.
No puedo hablar más, porque Justin me interrumpe pegando sus labios a los míos. De repente me encuentro tumbada en el sofá, con él cerniéndose sobre mí y acariciándome la mejilla.
-Gracias, Blanca. Estos dos meses junto a ti han sido los mejores de mi vida. Tú mantienes mis pies en la tierra, y no dejas que salga disparado.- murmura con dulzura. Mis ojos se encuentran con los suyos. Con ese color dorado que siempre me ha cautivado, y que están rebosantes de cansancio y… amor.
-Gracias a ti, Justin. Gracias a ti por estos cuatro años llenos de sonrisas, lágrimas y por haberme enseñado a nunca decir nunca. Y gracias por estos dos meses junto a mí, donde me has demostrado lo que es amar a una persona con toda la fuerza que soy capaz de reunir. Te quiero, Biebs.
-Oh… Y yo a ti, shawty.
-Eso es imposible.
-Nada es imposible.- replica.
-¿Ah, sí?- inquiero, y él asiente.- Demuéstramelo.
Él sonríe abiertamente, aunque el entusiasmo no le llega a los ojos. Veo que él me necesita, y yo a él. Se acerca a mí, me besa y posa sus manos en mi estómago, que van ascendiendo mientras me quita el jersey. Yo coloco las mías en su abdomen y le quito la sudadera y la camiseta de un tirón. Y aquí, en un sofá negro, tras una fatídica noche en la que todos hemos quedado muy mal amparados, volamos juntos. Lejos, a un lugar en el que no existen los dramas, los rumores y la prensa. Un lugar en el que solamente existimos Justin, yo, y el amor que sentimos el uno por el otro.
Tras un último suspiro en el que digo su nombre, los dos llegamos a lo más alto y él se derrumba sobre mí. Yo le acaricio la espalda con las manos mientras sonrío como una imbécil.
-¿Cómo te encuentras?- le pregunto en voz baja. Él me mira y me devuelve la sonrisa.
-Bien. Mejor que bien. Y yo… ¿te he hecho da…?
-No me has hecho daño, Justin. Estoy de maravilla.- le interrumpo, y noto cómo un rubor se instala en mis mejillas.
-Ah, vale.- él suelta una risita.- Venga, vámonos a dormir, ha sido un día muy largo.
Justin se levanta y me ofrece su mano. Yo me levanto, recojo su camiseta blanca y me la pongo.
-Te queda bien.- comenta, y yo me sonrojo.
-Cállate.- murmuro, y él se echa a reír.
Vamos hasta la habitación y me tiro sobre la cama. No ha sido buena idea, porque del golpe que me pegó uno de los porteros de Fabric me caí de morros contra el suelo y me golpeé el pecho, haciendo que el aire abandonase mis pulmones y no pudiese casi respirar. Suelto un quejido entre dientes y Justin sale del baño, se agacha a mi lado y me mira con preocupación.
-¿Qué ocurre, shawty? ¿Qué te duele?- me pregunta mirando de un lado para otro, sin saber qué hacer.
-No me pasa nada. Es del golpe que me han dado esta noche.- veo cómo los ojos de Justin se oscurecen y su mandíbula se tensa. Yo le pongo una mano en la mejilla.- Eh. Deja de pensar en ello, ¿vale? Ha pasado y punto, no podemos hacer nada para cambiarlo.
-Tienes razón, pero…
-Pero nada, Justin.- le corto con seriedad.- Déjalo.
-Vale, vale.- levanta las manos en señal de rendición.- No seas tan dominante, shawty.
-No soy dominante.
-A tu lado Christian Grey es un ángel.
Me quedo boquiabierta y le empiezo a pegar puñetazos por todo el torso mientras se ríe y yo estoy roja como un tomate.
-¡Eres un jodido pervertido de mierda!- chillo. Como él es más fuerte que yo, hace que rodemos y él se quede encima de mí en el colchón. Me agarra las muñecas por encima de la cabeza y acerca peligrosamente su rostro al mío.
-Sí, pero me quieres, shawty.- ronronea. Joder, no soporto cuando pone esa voz, siempre consigue lo que se propone con ella. Está a punto de darme un beso en los labios, cuando yo ladeo la cara y me besa en la mejilla.- ¡Oye!
-Te jodes. Y quita de encima, que pesas.
Él me saca la lengua y se tumba a mi lado. Yo me acurruco junto a él y sus brazos me rodean antes de que me quede completamente dormida.


(Habla Laura)

Me despierto con un dolor insoportable en el brazo derecho. Putos paparazzis… Me levanto y me cambio de ropa (mi chaqueta vaquera me la pongo con sumo cuidado, ya que cada vez que la tela vaquera me roza el brazo es como si lo metiera dentro de un horno). Desayuno con rapidez y le dejo un Whatsapp a Liam. No me contesta, por lo que supongo que seguirá durmiendo o tendrían que preparar el concierto temprano. Cuando salgo de casa y bajo al garaje, me encuentro a Blanca apoyada en el capó del Ferrari de Justin.
-¿Y Justin?- pregunto al llegar hasta ella.
-Ahora baja, se está duchando. Ayer esto le dejó tocado.
-Normal, estoy tocada hasta yo… ¿Qué hicisteis cuando me fui?- veo cómo ella se empieza a ruborizar y me echo a reír.- ¡Vale, no he preguntado nada!
-¡Eh, no seas malpensada que te conozco!
-El pasar bastante tiempo con Harry Styles me ha convertido en una mente enferma, lo siento.- me excuso.
En ese momento Justin entra en el garaje. Les sugiero coger el Audi blanco de Liam para no llamar la atención (un Ferrari rojo a las 10:30 de la mañana por Londres sería un pocito escandaloso), y conduzco hasta el hotel Milton. Los tres subimos hasta la habitación de Scooter y allí ya están él, Fredo (que lleva una venda en el ojo izquierdo), Jaden (al que le han puesto puntos en la frente), Kenny, Cody, Pattie, Ryan y Carly sentados alrededor de una mesa mientras cuchichean en voz baja; levantan la vista al vernos entrar.
-Ah, estábamos esperándoos.- dice Scooter, y señala un sillón de cuero blanco.
-Ve al grano, Scooter.- le espeta Justin en un gruñido.
-Está bien… Lo de ayer fue inaceptable. No podemos dejar que quede así.
-Yo lo olvidaría y seguiría adelante.- sugiere Fredo, y Pattie asiente en acuerdo.
-Yo lo mandaría todo a la mierda.- repone Justin con dureza.
-Justin…- comienza Scooter, pero se vuelve a ver interrumpido por Justin.
-¡No, es que ya estoy harto!- grita. Blanca y yo pegamos un bote en el sofá cuando Justin golpea la mesa con el puño.- Estoy harto de que invadan mi intimidad y me ataquen tanto física como verbalmente. Harto de que me sigan a todas partes. De que me insulten a mí, a mi familia, a mi novia, a mis amigos y a mis fans. ¡Yo no veo otra salida que la de desaparecer, así le doy una alegría al mundo en general! ¡Que le jodan a la gira y a mi dinero, a tomar por culo todo!
Todos nos quedamos en silencio unos segundos. Yo miro con incredulidad a Justin, que tiene una expresión totalmente seria y enfurecida. Jamás le había visto así de cabreado.
-Justin…- susurra Pattie con lágrimas en los ojos.
-No, mamá. Se acabó Justin Bieber. Para siempre.
No nos da tiempo a decirle nada más, porque él se aleja pisando fuerte y sale de la suite dando un portazo. Otro silencio sepulcral cae sobre nosotros, intentando digerir las palabras de Justin. De repente se oye un grito de frustración y como si un cristal se rompiese, pero ninguno nos movemos. Es mejor dejar que se calme un poco.
-Voy a hablar con él.- digo tras un largo minuto, y me levanto. Blanca me imita.
-Por favor, hazle entrar en razón.- me pide.
-Eso.- añade Scooter.
-Lo voy a hacer. Conseguí que Niall le pidiese salir a Sonia, me he acostumbrado a esto de convencer a famosos.- replico para quitarle hierro al asunto, y salgo por la puerta. Veo el causante del ruido de antes: un jarrón azul está hecho pedazos y esparcido por el suelo, junto a unas margaritas y agua. La puerta que lleva a la azotea está abierta, así que subo las escaleras y salgo al exterior del hotel.



Buenas taaaardes, preciosidades. Siento que este capítulo sea tan caca y tan corto, pero hoy no estaba muy inspirada y me falta tiempo para estar en el ordenador y adelantar capítulos. Intentaré que los siguientes sean un pocito más largos, I promise. El 73 lo subiré el jueves y será como la segunda parte de éste. El 74 lo subiré el sábado, y el lunes subiré el 75. Y hasta el lunes siguiente (9 de septiembre) no tendréis el 76, porque me voy a la playa y creo que no tendré WiFi, aunque si tengo tiempo de escaparme a algún locutorio intentaré subir un trocito, por muy corto que sea.
Como bien habéis visto, le he hecho un cambio total de look al blog, y espero que os guste. A mí el gif de los chicos me vuelve loca perdía' JAJAJAJAJAJAJAJA. Al final de la columna de la izquierda he publicado una encuesta que Sandra tenía muchas ganas que pusiera, sobre la pareja que os gusta más. Podéis elegir varias a la vez, así que ya sabéis, id votando.
El otro día fueron los VMA's y la verdad, me encantaron si los comparo con los TCA's. Los chicos estaban preciosos, y me encantó que no actuasen. Les viene bien descansar de los mil dramas que se han montado en la última semana (creo que ha sido la peor del fandom). La actuación de Bruno Mars fue increíble, y cuando salió Ed Sheeran a presentar un premio, me dieron ganas de traspasar la pantalla y pegarle un buen achuchón.
El jueves es el cumple de Liam *lloro*. No puedo creer que el pequeño tenga ya 20 años, yo quiero que sean 'forever young'. En fin, que subiré una entrada dedicada a ese chico tan maravilloso, y espero que os guste.
Me voy ya, no os molesto hasta el jueves. Seguid votando en 'reacciones', debajo del capítulo. Mil gracias por todo ♡.

Lali.

sábado, 24 de agosto de 2013

Capítulo 71.

-1 de marzo de 2013. Cumpleaños de Justin.-


Me despierto y me quedo tumbada sobre la cama. No siento el calor de Liam a mi lado, por lo que suelto un suspiro de frustración. Maldita sea, le echo demasiado de menos.
Entonces recuerdo que hoy es el cumpleaños de Justin. Me vendrá bien distraerme mientras organizo su fiesta y pasamos un día entre amigos, para olvidar que aún me quedan 81 días para ver a Liam.
Me levanto de un bote, y me cambio de ropa. Cojo la mochila y me largo a la facultad con Leyre. Se me pasan las horas volando, y cuando vamos a salir nos encontramos con un flamante Ferrari esperándonos en la puerta, y a Justin rodeado de chicas.
Blanca sale de entre esa montaña de gente y resopla. Se acerca a nosotras mientras nos reímos a carcajadas.
-Madre mía, no puedo respirar entre tanta gente.- jadea.- ¡No os riáis, no tiene gracia!
-Un pocito sí que tiene, ¿eh?- replico para picarla, y ella me saca la lengua.
Cuando toda la gente deja de acosar a Justin y se empiezan a dispersar, yo salgo corriendo y me tiro encima de él. Casi nos caemos al suelo, así como dato.
-¡JUSTIN, FELICIDADEEEEES!- grito, y le beso en las mejillas.
-¡Muchas gracias, mejor amiga!- responde y se echa a reír.
-¡Felicidades, Justin!- añade Leyre con una sonrisa.
-¡Gracias, Leyre! Venga, vámonos. Os invito a comer en algún sitio guay.
Entramos en el coche y vamos a comer a un restaurante cercano. Mientras Justin se va al hotel a hablar con Scooter, Blanca y yo vamos a Fabric a prepararlo todo. Allí nos encontramos a Lola, el… ‘rollete’ de Louis.
-¡Anda, Lola!- la saludo, y ella sonríe tímidamente.
-Hola, Laura. ¿Qué hacéis aquí?
-Hemos venido para preparar la fiesta de Bieber.- respondo.
-¡Ah, es verdad! Creo que esta tarde también trabajaré, os daré la barra libre.
-¡Muchas gracias!
-Por cierto…- veo cómo sus mejillas se ponen coloradas.- Esto… ¿Te ha dicho algo Louis de mí? Porque no tengo su teléfono, y no es plan de presentarme en su casa sin decir nada.
Yo me río para mis adentros. Este Louis y su complejo de concursante de Jersey Shore…
-Ahora lo tendrás difícil porque se han ido de gira. ¿Quieres que le diga algo de tu parte?
-Esto… Si no te importa darle mi número y que me llame… Aquí tienes.- me pasa una tarjeta con un número escrito, y yo me la guardo en el bolsillo de los vaqueros.- No sé nada de él desde el día en que…- ella aprieta los labios y su cara se pone colorada. Yo me echo a reír al verla tan cortada.
-Ya, lo sé… Bueno, le pasaré tu número cuando hablemos.
-Muchas gracias, Laura. ¿Necesitáis ayuda con algo?
Terminamos de organizar las cosas y volvemos a casa. Yo llamo a Andy y le digo que se venga con Isabel, y él acepta (éste se apunta a un bombardeo si se lo propusieran). Yo me voy a cambiar de ropa y me pongo ésto: http://www.polyvore.com/86_beige/set?id=78782176. Me gustaría que Liam estuviese aquí para darme su visto bueno, pero no puede ser…
No hablo con él desde ayer por la mañana, así que decido llamarle. Suena un pitido, dos, tres…
-Amor mío.- suspira al otro lado de la línea, y yo sonrío cual imbécil enamorada.
-Hola, cariño.- le saludo.
-¿Pasa algo?
-No, solamente quería escuchar tu voz. Además, te llamo porque ahora me iré a celebrar el cumpleaños de Justin y seguramente no me habría enterado si me llamas.
-Ah, sí. Le he llamado antes para felicitarle, y por Twitter también. Pasadlo muy bien, y no bebas mucho, ¿vale?
-Sí, papá.- acepto con ironía, y escucho su risa a través del auricular.- Te echo de menos… ¿Cómo va la gira?
-Muy bien, ahora estamos esperando a que preparen el escenario en Cardiff, hoy y mañana actuamos aquí. Yo también te echo de menos, pequeña. Mucho.
-Ahora ya son 81 días para vernos y no 85.- le animo.
-Tienes razón, cada vez queda menos… Oye, me tengo que ir. Paul me está mirando mal porque los chicos ya han subido al escenario.
De fondo empieza a sonar OWOA, y yo me echo a reír.
-Vale. Hablamos mañana, ¿vale?
-Vale. Te amo, cariño.
-Yo a ti más, cielo.- cuelgo y guardo mi móvil en un pequeño bolso negro. Salgo de casa y empiezo a trucar en la puerta de Justin.
-¡BIEBS, NOS VAMOS DE FIEEEEESTA!- grito. Al minuto, él abre la puerta vestido con una sudadera marrón, gorra negra, vaqueros oscuros y unas Vans con estampado de leopardo. Lleva una cadena plateada colgada al cuello y el pelo despeinado.- Derrochas swag, amigo mío.
-Eso siempre, amiga mía.- responde, y suelta una carcajada.- ¡Venga, Blanca, vámonos!
-¡YA VOOOY!- a los dos segundos, ella sale al salón con un jersey de seda azul, unos vaqueros grises y tacones azules. Lleva el pelo alisado y le cae por el hombro derecho.
-Madre-mía, Blanqui. Estás genial.- comento, y le guiño un ojo.
-Tú también estás muy bien, Lali.
-Estás preciosa, shawty.- le dice Justin, y ella se sonroja.
-Bueeeeeno, yo me voy al ascensor…- intervengo con una sonrisa picarona, y me doy la vuelta.
Los tres bajamos en el ascensor y salimos a la calle, donde nos espera una furgoneta negra. De ella salen Fredo, Scooter Braun, Ryan Good y Jaden Smith.
-Laura, te presento a Ryan, Scoot y a Jaden Smith. Chicos, os presento a mi amiga Laura.
-Es un placer.- les digo con educación.
-¡Encantados, Laura!
-¡FIESTA, FIESTA!- chilla la voz de Fredo desde dentro de la furgo, y después asoma la cabeza por la ventanilla.- ¡Venga, vámonos!
Todos nos reímos y entramos en el inmenso vehículo. Llegamos a ‘Coq d’Argent’, un restaurante londinense que se encuentra en la azotea de un edificio. Allí nos esperan Ed, Cody Simpson, Carly Rae Jepsen, Andy, Andrea, Isa y una mujer guapísima, alta, de pelo castaño y ojos azules que abraza con fuerza a Justin. Es Pattie, su madre.
-Hola, mamá.- la saluda él.
-Oh, cariño… Estás tan grande… Y ya tienes 19 años, madre mía. Mi pequeño ya no es tan pequeño…- murmura ella con celeridad.
-Mamá, ya vale.- se queja Justin con vergüenza.
Nos vamos a una mesa gigantesca (me doy cuenta de que somos los únicos que están en el restaurante) y al terminar, volvemos a las furgos. Al llegar a la puerta de Fabric, nos encontramos con un ‘regalito’: un ejército de paparazzis y fans acaparan toda la entrada.
-Me cago en la puta.- resopla Justin.
-Chicos, salid con normalidad, nosotros os cubrimos.- nos dice Kenny.
-A la de tres.- continúa Scooter.- Una, dos… ¡y tres, venga, fuera!
Abrimos la puerta y bajamos de la furgoneta. Por lo menos hay 5 agentes de seguridad, y los porteros del local también están ayudando a que la montaña de gente no caiga sobre nosotros. Dos de ellos se van y vuelven con unas vallas amarillas.
Cuando llegamos a la puerta, los porteros se cruzan en nuestro camino.
-¿Cuántos años tiene él?- pregunta uno señalando a Jaden.
-Tiene casi 15, pero viene conmigo.- responde Justin, y se adelanta un paso. El portero le pone una mano en el pecho y lo empuja hacia detrás.
-No puede entrar. Los menores de 18 tienen prohibida la entrada y los de 19 a menos que lleven autorización.
-Perdonen pero para Nochevieja, Harry Styles estuvo aquí, aún tenía 18 años y no trajo autorización.- replico con dureza. Laura 1, segurata 0. Justin me envía una mirada de agradecimiento y el portero una amedrentadora, que me hace encogerme en el sitio.
-No puede entrar.- dice mirándome con seriedad.
-No le hable de esa manera.- le advierte Justin.
-Ustedes pueden pasar, pero él tiene que quedarse fuera.
-Justin, tío… Tranquilo, me vuelvo al hotel…- interviene Jaden.
-¡Ni de coña!- grita Justin.- Si tu no entras, yo tampoco. A mí estos no me amargan la noche.
-Pues si no se quedan, háganme el favor de despejar la entrada.- nos pide el segurata, y le vuelve a poner una mano en el pecho a Justin. Esta vez, él se aparta de una sacudida.
-Ni se atreva a tocarme.- gruñe, y le empuja.
Entonces es cuando se arma el lío.
Kenny tiene que separar a Justin y al portero de seguridad. Las fans empiezan a gritar y la prensa no deja de lanzar improperios contra Justin.
-¡Justin, que te jodan!
-¡Eres un cabrón!
-¡Muérete de una vez!
En uno de sus arrebatos, Jaden explota y le intenta soltar un puñetazo al periodista que ha dicho esto último, pero el paparazzi le golpea con la cámara y Jaden cae al suelo.
-¡Jaden!- grito, y me agacho a su lado. Se ha hecho una buena brecha en la frente.- Mierda…- me giro hacia el periodista echando llamas por los ojos.- ¡Tú eres gilipollas o qué, podrías haberle abierto la cabeza! ¡Tiene 14 años, maldita sea!
-¿Y tú qué pintas aquí, siendo la novia de Liam Payne?- continúa otro periodista.
-Te ha dejado y ahora vienes con Bieber, ¿verdad?
-Seguro que Liam se cansó de ti.
-¡YA VALE, JODER!- chilla una Belieber, que se acerca hacia Jaden para ayudarle, pero otro de los asquerosos periodistas se cruza en su camino y la empuja hacia detrás, haciendo que se golpee fuertemente contra el suelo. Veo por el rabillo del ojo cómo Alfredo es golpeado por el segundo portero de seguridad en el labio, y Blanca se encuentra ayudando a otra Belieber que está sentada en el suelo, con una raja en la rodilla.
De pronto noto cómo alguien me araña la cara y luego me golpean el hombro, haciendo que pierda el equilibrio y caiga al lado de Jaden. Mi brazo derecho se aplasta contra el cemento del suelo y me sube un estremecimiento por todo él.
-¡VÁMONOS DE AQUÍ!- grita Scooter. Nos agarra del brazo a Jaden y a mí y nos lleva hasta la furgoneta, donde nos subimos aprisa. Justin sube a los 5 segundos con la sudadera rasgada, la capucha subida y las gafas puestas.
-¡Bieber, da la cara!- chilla un paparazzi.
-¡Cobarde, no vales para nada!- continúa otro.
-Ni caso, cariño.- le dice Blanca, y le pone una mano en el brazo. Él sacude la cabeza y su mandíbula se tensa.
-¡Justin!- chilla una de las fans, la que nos intentó ayudar a Jaden y a mí. Sigue tirada en el suelo y llora desconsoladamente.
-Tráela con nosotros, Scooter.- le pide Justin.
-Justin, no creo que sea con…
-¡Que la subas a la puta furgoneta, joder!- le interrumpe Justin con furia. Scooter agarra por la cintura a la chica y la mete en el asiento trasero, junto a Pattie y Cody Simpson.
-Vámonos al hospital, ¡rápido!- indica Kenny, entrando en el asiento del conductor y pasándose la manga de la chaqueta por la frente. Arranca pegando un volantazo y nos alejamos de ese infierno.
Nos pasamos todo el camino en silencio. A mí se me está empezando a nublar la vista por el golpe que me he dado en la cabeza al caerme al suelo. La brecha de Jaden sigue sangrando, por lo que yo saco un pañuelo de mi bolso y se lo coloco en la frente.
-Hijos de puta…- resopla.
-Tranquilo, Jaden.- le pido.
Llegamos al hospital y en seguida nos atienden. A mí me llevan a una salita junto a Jaden y Alfredo, que somos los que peor hemos acabado. En otra de las salas meten a la Belieber, que va acompañada por Pattie y Blanca. Scooter desaparece al fondo del pasillo mientras habla con seriedad con Kenny. Andy, Isa, Ed y Andrea se van a sus casas, y yo le pido al primero de ellos que no le diga nada a Liam, que ya hablaré yo con él. Margaret (la mujer que nos alquiló el piso a Leyre y a mí) entra por la puerta mientras hojea una libreta.
-¡Laura!- exclama al reconocerme.- Madre mía, ¿qué ha pasado?
-Hola, Margaret… Era el cumpleaños de un amigo y unos periodistas nos han agredido.
-Oh, dios mío… Está bien, deja que te eche un vistazo.
Resulta que me han arañado en la sien de tal manera que me tiene que poner 3 puntos de sutura junto a la ceja, y se me ha hecho un chichón por el golpe. Al haber caído de lado, todo mi brazo derecho se hincha y está empezando a ponerse morado. Margaret tiene que darme un analgésico justo cuando empiezo a notar que me arde el brazo. Entro en mi Twitter para ver qué dicen, y cómo no la noticia ya ha corrido por todo el mundo. Un tweet de Justin, publicado hace 1 minuto, me llama la atención y hace que se me caiga el alma al suelo.
@justinbieber: worst birthday.
Cuando estoy lista, ella se va a examinar a Jaden mientras una enfermera atiende a Fredo, que tiene los labios hinchados y un ojo morado. Salgo de la salita y veo a Justin sentado en una de las sillas del pasillo, con los codos apoyados en las rodillas y la cara enterrada entre las manos.
-Biebs…- susurro, y me siento a su lado. Le pongo una mano en la espalda.- ¿Cómo estás?
-Mal, Laura. Mal.- responde, y levanta la mirada. Veo que la tiene enturbiada.- Este es el peor cumpleaños de mi vida. Me han agredido a mí y a mis seres queridos. ¡Sin ir más lejos, mira cómo te han dejado por mi culpa!
-Eh, eh, eh. No es tu culpa ¿vale?- replico, y él suspira con frustración.- Justin, tú no has convocado a esa panda de… cabrones. Nos han amargado la fiesta de una manera importante.
-Esto se me va de las manos. Yo no aguanto más, en serio. ¡No aguanto más!- grita, y convierte sus manos en puños.
-Justin, por favor, no te alteres…- murmuro, y le acaricio la espalda. Él apoya su cabeza en mi hombro y vuelve a suspirar.
-Mierda de todo.- comenta.
En ese momento, Blanca y Pattie salen de la otra salita acompañadas por la Belieber: tiene el pelo marrón claro, largo y liso, y sus ojos son azules. No debe de tener más de 15 años, y va vestida con una camiseta de Justin, shorts morados y Vans blancas.
-Gracias, Justin…- lloriquea ella.- Yo… Yo no había ganado el concurso para estar en tu fiesta, pero fui a la puerta para ver si conseguía un autógrafo tuyo… Estaba ayudando, habían agredido a Jaden y no paraban de insultar a Laura, y… y… No soportaba la idea de que te hiciesen daño.
Justin sonríe sin fuerza, se levanta y abraza a la chica mientras ella solloza contra su sudadera (o lo que queda de ella, vamos).
-No pasa nada, cielo.- le dice él.- Nos has ayudado muchísimo, sin ti quizá nos habrían hecho más daño. Gracias, de verdad. ¿Cómo te llamas?
-M-m-Melanie. Pero mis amigos me llaman Mel.- balbucea ella.
-¿Y yo puedo llamarte Mel?- le pregunta Justin con una sonrisa radiante, aunque la alegría no le llega a los ojos. Mel suelta una carcajada.
-Por supuesto que sí.
-Dime tu Twitter y te seguiré.
-¿¡En serio!?- chilla ella con sorpresa, y Justin asiente.- ¡Ay, muchísimas gracias!
Mel le dice su twitter a Justin y él lo apunta en un papelito.
-Mi madre no sabe que estoy aquí, debería llamarla…
-Yo te acompaño a llamar con el teléfono de aquí y le explico todo, cielo.- le dice Pattie. Mel abraza a Justin una vez más.
-Gracias de verdad, Justin… Al final la noche no ha resultado ser tan mala para mí.- después se gira hacia mí y sonríe con timidez antes de abrazarme.- Y tú, Laura, por favor no hagas caso de los insultos y las críticas. Liam y tú hacéis una pareja increíble.
-Muchas gracias, Mel.- respondo de corazón. Ella se van en compañía de Pattie por el pasillo y Blanca, Justin y yo nos quedamos solos. Justin vuelve a dejarse caer en una de las sillas y apoya la cabeza en la pared.
-Estoy agotado.- susurra cerrando los ojos con fuerza.
-Venga, vámonos a casa.- propone Blanca, y le coge de la mano.
-Esperad un segundo.- nos interrumpe Scooter, que vuelve por el pasillo con expresión sombría.- Mañana a las 10:30 de la mañana os quiero en la habitación del hotel para hablar de ésto. Laura, ven tú también.
-Sin problema.- acepto.- Hasta mañana, Scooter.
-Adiós, chicos. Descansad. O intentarlo, por lo menos.


Holiiiii, shawties. Aquí os dejo el 71, con todo el lío que hubo en el cumpleaños de Justin. Me apetecía ponerlo también aquí para dar mi opinión sobre los periodistas. Y mi opinión es que deberían sacarse una carrera para informar a la gente y no para intentar arruinar la vida de los demás. En fin, espero que os haya gustado porque me costó lo suyo explicarlo lo mejor que sé.
Quería daros las gracias por todas las felicitaciones que me enviasteis después de publicar la anterior entrada ('One year, one history'). Os juro que me emocionó ver todos esos comentarios, es muy importante para mí saber vuestra opinión. Gracias de corazón, en serio.
El día de ayer fue increíble, ¡básicamente porque la cuenta de la película de los chicos (@1DThisIsUs) me siguió en Twitter! Sé que solamente es la cuenta de su película, pero igualmente me hizo mucha ilusión que me siguiese.
El 71 lo intentaré subir el martes o el miércoles como muy tarde. Ya sabéis, seguid votando en 'reacciones', debajo del capítulo. Miles de gracias por todo, os quiero ♡.


Lali.

jueves, 22 de agosto de 2013

One year, one history.


Buenas tardes, preciosidades. Hoy no voy a subir capítulo, simplemente quería deciros que hoy hace un año desde que subí el primer capítulo de esta novela. Hoy es el primer aniversario de esta aventura, cuando ni yo misma pensaría que pensaba durar tanto tiempo. Joder, 365 días... Parece que fue ayer cuando dije 'bueno, creo que voy a publicar la novela y a ver qué le parece a la gente'. ¿Os confieso algo? Empecé a subir la novela en agosto de 2012, pero la empecé a escribir allá por febrero-marzo. Cada día pensaba si debía subirla o no. Tenía miedo de que fracasara, a la gente no le gustase, y por eso no quería subirla. Pero por otro lado me apetecía darme a conocer, a mí, a mis amigas y a nuestro apoyo incondicional por estos cinco chicos tan maravillosos; quería exprimir mi imaginación y que la gente disfrutase de ella.
Debería comenzar a darle las gracias a Leyre, Matilde, mi prima Laura (aquí más conocida como Amanda), Sonia, Bea, Blanca... Ellas fueron las que desde un primer momento me apoyaron y me animaron a subirla. Sin ellas, creo que 'Dreamcatcher' sería otro de mis muchos archivos de Word en mi carpeta de 'Fanfics', con otras tantísimas novelas que se han quedado a medio camino. Gracias en especial a Blanca. A mi shawty/Angie/Daphne/Hazel (ella me entiende), porque nos hemos estado ayudando mutuamente en nuestras respectivas novelas, y su apoyo ha sido imprescindible. Y no solamente en la novela, sino en la vida en general. Por todo ello, gracias, Farrell. Te quiero un pocito. 
Escribía varias a la vez, pero 'Dreamcatcher' me llamaba la atención desde un primer momento. Era mi favorita de todas, y tenía muchas ideas y esperanzas depositadas en ella. Con el paso del tiempo, creo que la novela ha 'madurado', por así decirlo. En realidad soy yo la que ha crecido, y con ello he mejorado mi manera de escribir. Conforme la historia ha ido avanzando, he puesto muchísimo más empeño en que la leáis y digáis 'me encanta' o por lo menos un 'me gusta'. Porque, si os soy sincera, es lo único que me importa. No sabéis lo gratificada que me siento al ver vuestros comentarios por Twitter o Whatsapp diciéndome que el capítulo os ha encantado, que os ha gustado el momento en el que cierto personaje hace/dice algo, y que queréis el siguiente lo más pronto posible. No sabéis lo que me encanta subir un capítulo y al día siguiente ver que han subido 200 visitas. No sé si eso es mucho o es poco, pero para mí significa un mundo. Significa que hay gente al otro lado de la pantalla que entra en el blog y aprovecha (o desperdicia, depende) unos minutos de su tiempo en leer estos pequeños trocitos de mi imaginación inagotable, en hundirse en esta historia conmigo.
Hace 365 días me sentía como 'no la va a leer nadie. No voy a llegar ni a las 1000 visitas. Ni siquiera tendrá 20 capítulos. Va a ser un completo desastre'. No sabía la que me esperaba. Un año después, sin ir más lejos, tenemos a nuestras espaldas 70 capítulos, con alguna que otra entrada especial, y poco menos de 15000 visitas. Jamás, y lo digo con toda la sinceridad, jamás creí que llegaría tan lejos. ¿Y todo gracias a quién? A vosotros, que estáis leyendo ésto detrás de vuestra pantalla. Sin tu apoyo incondicional, nada de ésto existiría. 'Dreamcatcher' no habría sido nada sin ti. TÚ formas parte de esta historia. De NUESTRA historia.
Adoro cuando llega una nueva lectora, diciéndome que le gusta mucho mi novela. En general, creo que todas sois españolas, pero también hay una chica argentina (@dreamslikethis). No sabéis lo emocionada y afortunada que me sentí al ver que una persona de fuera de España me lee. Una persona al otro lado del océano. Que 'Dreamcatcher' también es conocida en Latino-América es una locura, ¿no creéis? Todavía sigo sin creerlo. No sé si es tanto como para sentirme 'importante' o 'famosa', pero sí es más que suficiente para sentirme orgullosa de que mi trabajo sea reconocido en otros lugares del planeta.
Quiero agradecer a varias personas en concreto el haberme acompañado y el haber participado en esta historia para hacerla posible: Blanca (@blancakeepcalm), Mati (@MatiVeinti13), Bea (@beadelmonte98), Sandra (@SandruchyB), Sonia (@soniatoro98), Leyre (@leyresanchez98), Laura ('Amanda') (@fabulouisworld), Carmen (@caar__lovato), Laura ('Laupi') (@LauriMalik1D), Luna (@Lunaa_Navarro), Isa (@IsaLove98), Andrea (@andrealove188), Inés (@InesMyfairladdy), Daniela (@MrsMalikSwag), Nerea (@NereaVeintiuno), Helena (@HdeHel)... Chicas, gracias. De verdad. Sin vuestro apoyo creo que la novela habría sido abandonada a medio camino.
Seguramente me dejo a muchísimas personas. De algunas ni siquiera sé el nombre, solamente sé que han soportado los capítulos más cutres, los emotivos, los cortos, los kilométricos... Que me han acompañado en tantos y tantos momentos. Que han esperado días (o incluso semanas) para que yo subiese capítulo. Que se han molestado en darme su opinión y en halagar mi trabajo. A las lectoras que me leen desde el primer día, y a otras que se han unido más tarde. A todas esas personas, creo que la vida no me alcanza para daros las gracias.
Y sobretodo, a estos cinco chicos tan increíbles. A Liam, Harry, Niall, Louis y Zayn, porque ellos son el núcleo de la historia y de la mayoría de nuestras vidas. Ellos me han enseñado a realizarme como escritora, pero sobretodo como persona.
Hoy hace un año desde que comenzó nuestra aventura. Y, suene triste o no, os puedo asegurar que lo más probable es que no cumpla dos años. Como todo lo bueno acaba, esta novela tocará a su fin. No sé si ese fin está cerca o lejos, pero las ideas se van agotando poco a poco y llegará un momento en el que tendré que escribir la palabra 'FIN' en mi archivo de Word. Me dolerá muchísimo, porque gracias a ésto he vivido experiencias geniales y he conocido a gente extraordinaria. He descubierto mi don, el don de la imaginación. No puedo daros una fecha exacta, pero sería una suerte tremenda que 'Dreamcatcher' llegue al 2014. Si pudiese daros una aproximación, creo que antes del verano de 2014 estará acabada. Y eso lo digo exagerando. Pero quiero recordaros que, aunque 'Dreamcatcher' toque a su fin, lo nuestro no acaba aquí. Que después de esta novela, vienen otras muchas. Que tengo varias (demasiadas) empezadas, con muchas ideas en mente, pero que no quiero subir aún. Primero prefiero terminar con esta, y os prometo que después seguiréis teniendo Lali para un buen rato. Que para cualquier cosa, estaré en Twitter. Que claro que no cerraré el blog. Seguirá abierto para que volváis a leerla y a recordar los miles de momentos que he escrito. Que podréis entrar siempre que queráis. Que de vez en cuando subiré alguna entradilla con alguna de mis chorradas. Blanca me llamó un día 'Stephenie Meyer de las fanfics'. ¿Sabéis lo que se siente al que te comparen con tu escritora favorita? Me sentí con unas ganas tremendas de llorar, porque creo que es uno de los piropos más bonitos que me han echado en la vida.
Nuestra aventura no acaba aquí, ni muchísimo menos. Sé que os llevo dando las gracias durante todo el rato, pero me gusta repetirlo: gracias. Gracias, gracias y gracias. Eres una pieza imprescindible de este puzzle, y eso nunca cambiará. Jamás dejes de soñar, de reír y de imaginar, porque es gratis. La imaginación no te la puede quitar nadie. Gracias por soportarme y por acompañarme en esta aventura, que va a continuar por muchos días más.
Os quiero hoy, mañana y siempre.

Lali.

miércoles, 21 de agosto de 2013

Capítulo 70.

-Bueno, pues ya está…- susurra Leyre. Yo reanudo mi respiración y de repente empiezo a llorar en silencio.- Ahora toca esperar…
-Les voy a echar tantísimo de menos…- murmura Sonia, y sacude la cabeza.
-Se han ido hace un minuto y ya les echo de menos.- añado. Andy me pasa un brazo por los hombros.
-Tú y todos, Lali. Pero piensa que van a continuar haciendo su sueño realidad.- me tranquiliza.
Yo asiento y suspiro con pesadez. Nos encaminamos hacia la salida y Andy conduce la furgoneta hacia los pisos. Dejamos atrás al aeropuerto, como si allí se escondiesen los mil infiernos.
Cuando llego a casa, me tiro sobre el sofá y respiro hondo. Loki aparece por el pasillo y yo lo coloco sobre mi regazo.
-Ay, Loki… Papá se ha ido.- murmuro, y él baja las orejas.
Entonces me acuerdo de la carta que me ha dado. La saco del bolso y veo lo que pone en la cara, escrito con su caligrafía.
Para Laura.
Cojo a Loki y lo dejo a mi lado. Abro el sobre y extraigo un fino papel violeta. Lo desdoblo y empiezo a leer para mí misma.
«Te echo de menos. No llevo fuera ni 24 horas y ya añoro tus caricias, tus besos y tus ‘te quiero’. Tu risa. Ese tic en tu rodilla cada vez que estás nerviosa. Ese lunar de tu barbilla. Ese gesto de morderte el labio antes de decir mi nombre. Lo añoro todo de ti.
He esperado a estar lejos para que leyeras esto. Para recordarte que no me importa la distancia y que no voy a dejar de pensar en ti. En la primera vez que te vi, cuando mi mundo dio un giro de 180 grados; en nuestro primer beso. En cada vez que hemos hecho el amor, haciéndome sentir el chico más especial del mundo. En cada vez que ha sonado nuestra canción en la radio. En cada vez que tus labios han pronunciado un ‘te quiero’ dirigido a mí.
Solamente quiero que pienses en ello. ¿Notas ese cosquilleo en el estómago? Es lo mismo que siento yo al recordarlo. Al recordar todos nuestros momentos juntos. Siento que me tocó la lotería al conocerte en aquel bendito camping. Siento que te quise, te quiero y te querré durante toda la eternidad, y que es contigo con quien quiero hacerme viejo.
Hoy quedan 85 días para volver a vernos, pero piensa en que mañana será uno menos. Y así hasta que volvamos a estar el uno junto al otro. Hoy empiezo un viaje lleno de emociones, pero hay algo de lo que voy a estar seguro en todo momento:
Te quiero, pequeña. Te quiero, y eso ni la distancia, ni los rumores ni la gente lo cambiará jamás.
Te ama hoy, mañana y siempre,
                                              tu Liam.»

Me quedo en silencio dos largos minutos, mientras releo la última frase una y otra vez. No me doy cuenta de que estoy llorando hasta que veo mis vaqueros llenos de marcas de lágrimas.
Cojo mi móvil y marco el número de Liam. Al segundo pitido contesta.
-¿Amor?- inquiere nada más descolgar.
-Te amo, Liam.- respondo mientras sigo llorando, pero con una bobalicona sonrisa en los labios.- Eres lo mejor que tengo.
-Oh, cariño… ¿Ya has leído la carta?
-Sí. Y quiero decirte que yo también siento ese cosquilleo, pero por todo mi cuerpo. Y siento que me tocaron la lotería y los tres deseos de Aladino juntos al conocerte. Que yo también quiero hacerme vieja a tu lado, y que te voy a amar durante todos los días de mi vida, estemos o no estemos juntos.
Él se queda callado cuando yo termino.
-Laura…- susurra, y casi puedo notar su sonrisa al otro lado de la línea.- Te necesito tanto…
-Y yo a ti, Liam. No puedo aguantar tanto tiempo.
-El primer día que tengamos descanso cogeré un vuelo a Londres.- repone con decisión. La idea es tentadora, pero no puede ser.
-No, Liam. No pienso distraerte de tu trabajo. Tú canta, cumple tu sueño y el de miles de chicas, y en mayo nos veremos.
-Tienes razón. Además, Paul no me dejaría.
-Por eso. Ah, y Liam…
-Dime, amor.
-Estoy muy orgullosa de ti. No dejes que nadie te hunda, ¿vale? Yo estoy a tu lado para apoyarte. Yo, tus cuatro hermanos, tu familia, tus amigos y tus verdaderos fans. Estamos contigo.
-Joder, Laura… No me digas esas cosas porque me emociono y Niall se cachondea de mí.- dice, y los dos nos echamos a reír.- Me tengo que ir… A cualquier hora me llamas o me mandas un Whatsapp si necesitas algo.
-Solamente te necesito a ti, Liam. Te amo.
-Yo a ti más, pequeña.- responde, y cuelga.
Yo apoyo la cabeza en el respaldo del sofá, cierro los ojos y respiro hondo. Sonrío como una estúpida al pensar en que tengo al mejor novio del mundo: el más atento, comprensivo y cariñoso que se puede encontrar.
Andy me manda un WA diciendo que si queremos ir a cenar a Nando’s. Yo acepto y Sonia, Leyre, Amanda, Andrea, Ed y yo llegamos a los 20 minutos. Entre todos nos distraemos un rato, y yo consigo olvidarme de que nuestros chicos ya están a cientos de kilómetros.

-28 de febrero de 2013. Justin llega a Londres con su gira.-
[Nota: En la realidad Justin estuvo en Birmingham los días 27 y 28 y en Nottingham el 2 de marzo, pero lo he cambiado y aquí de Liverpool viene directamente a Londres, hasta el 8 de marzo.]

Han pasado tres días. Tres días desde que los chicos cogieron un avión con rumbo a Glasgow y empezaron su gira mundial. Y ya les echo de menos como a nadie.
El lunes faltamos a clase para poder despedirnos de los chicos, así que ayer me pasé la tarde haciendo la tarea. Becca me dio la tarde libre y yo no hice más que darle las gracias por teléfono.
Leyre y yo salimos de la facultad y cogemos el coche de Liam. La dejo a ella en su trabajo (su jefa la ha llamado diciendo que la necesita en la tienda hasta el cierre) y yo me voy hasta el Starbucks. A las 18:20 me voy, llego a los pisos y entro en el portal.
Espera un momento, ¿qué es lo que ha cambiado aquí?
Hay un montón de cajas bloqueando el ascensor, con las etiquetas de ‘Mudanza’ pegadas a ellas. Hay dos chicos metiendo las cajas en el ascensor.
-Oíd. ¡Eh!- les llamo, y ellos me miran.- ¿A qué planta van estas cajas?
-A la planta 3, señorita.- responde uno de ellos, el más joven.
-Yo vivo en esa planta, ¿queréis que os suba alguna caja pequeña?- les sugiero con una amable sonrisa.
-Eh… Si no te importa subir estas dos…- dice el otro, y me alcanza dos cajas pequeñas en las que pone ‘Maquillaje B’ y ‘Cadenas J’. ¿’Cadenas J’? ¿Y eso qué coño significa? En fin. Cojo las dos cajitas.- Muchas gracias, ¿eh?
-No hay de qué.
Subo por las escaleras preguntándome quién será nuestro nuevo vecino. O vecina. ¿Será joven, viejo? ¿Estará casado, serán una familia?
Me acerco a la puerta que está semiabierta, aunque prefiero llamar al timbre.
-¡Ya va, ya va!- exclama una voz que me suena muchísimo.- Estaba cambiándome de ro… ¡Hostia!- esa persona, un chico rubio con los ojos dorados se queda boquiabierto y me cierra la puerta en las narices.
¿Justin?
-¿¡Eh!? ¡Justin, ábreme la puerta!- grito llamando de nuevo al timbre. ‘Cadenas J’. Claro, las cadenas de Justin. Y ‘Maquillaje B’, de Blanca.- ¡JUSTIIIIIN!
Se oyen unos pasos y al momento él vuelve a abrir la puerta con expresión avergonzada.
-¡Sorpresa!- dice, y se echa a reír. Yo dejo las cajas en el suelo y le abrazo.
-¿Qué coño hacen trayendo tus cosas aquí?- inquiero, y le revuelvo el pelo.
-El Tour ha llegado a Londres, por si no te acordabas.- responde burlón.- Y me he comprado una casa aquí para estar cerca de vosotros y para cuando termine la gira, venirme aquí unos meses.
-¡Eso es fantástico! ¿Y Blanca?
No termino de formular la pregunta, cuando la veo aparecer por el pasillo con su sudadera de Obey, unas mallas negras y su pelo negro y ondulado recogido en un moño alto.
-¡LALIIIII!- grita, y se acerca corriendo hasta abrazarme.
-¡BLANQUIIIII!- respondo, y le beso la mejilla. Después les miro entrecerrando los ojos.- ¿Cuándo pensabais decirme que vendríais a vivir aquí?
-Hemos llegado a mediodía, y mañana llegará el escenario y todo el equipo. Pensábamos ir esta tarde.
-¡Ah, Justin, ya he estado buscando local para tu cumpleaños!- suspiro.- He pensado en Fabric, el sitio donde celebramos la nochevieja. Aunque también está bien ‘Funky Buddha’, allí fue el cumple de Harry.
-¡No, Fabric está bien!- acepta con una sonrisa.- Estaremos unas 20 personas solamente, quiero que sea algo íntimo. He invitado también a 5 Beliebers que han ganado un sorteo y a Ed Sheeran. Y vosotras también, por supuesto. Y Laura, hazme el favor de llamar a Andy e invitarle, que yo no tengo su número.
-Perfecto, tú déjalo todo en nuestras manos.- sonrío.
-¡Va a ser un cumpleaños genial!- exclama Blanca con entusiasmo.
Al final, resultaría no ser tan ‘genial’ como esperábamos.


Hiiiii, preciosos. Aquí os dejo el 70, y quiero añadir que la carta me costó medio siglo escribirla JAJAJAJAJAJA pero espero que al final me haya quedado bien (creo que sí) y que os guste.
Ayer fue la premiere de TIU en Londres y si pudiese definir a los chicos en una palabra, sería: perfección. Aunque el drama que han montado algunas hoy es importante. Que se dice que Zayn está prometido con Perrie (hasta que no lo confirmen ellos mismos, yo no terminaré de creerlo) y la gente está odiando a Sophia, la nueva novia de Liam. Primero: yo admiro muchísimo a Perrie. Little Mix me encantan y ella es una chica adorable, pero veo muy precipitado lo de prometerse ya con Zayn. Son jóvenes, acaban de empezar su historia en común, y los dos tienen una carrera musical y una vida por delante. Aunque con tal de que Zayn sea feliz, a mí lo demás me importa más bien poco. Y segundo: Liam tiene novia. Queráis o no, a mí me duele porque él es mi debilidad. Veo a gente que la odia a muerte y otros que la adoran. A ver, no sabemos absolutamente NADA de ella, no podemos admirarla pero tampoco puede caernos mal. A mí, sinceramente, no puede caerme mal si es la persona con la que mi ídolo es feliz. Lo único que me importa es la felicidad de Liam.
Después de este pequeño discurso, quiero recordar que mañana hace un año desde que subí el capítulo 1 a esta novela. Y como cabía de esperar, subiré una entrada de agradecimiento. El día 29 es el cumple de Liam, por lo que también subiré una entrada especial. Así que estas dos semanas van a estar cargaditas.
El 71 lo subiré seguramente el sábado-domingo. O quizá el viernes si me da tiempo, porque el día 3 me iré a la playa hasta el 8 y no podré subir capítulos, así que quiero subir bastantes antes de irme.
Recordad el seguir votando en 'reacciones', debajo del capítulo. Mil gracias a todos, os quiero ♡.
Free Mustache Black - Pointer Cursors at www.totallyfreecursors.com