sábado, 25 de mayo de 2013

Capítulo 53: Nochevieja, parte 1.


-31 de diciembre de 2012. Nochevieja.-




No nos levantamos hasta las 11. Vamos al local que ha alquilado Louis para la fiesta a terminar de prepararlo todo.
-¿Quiénes van a venir a la fiesta?- pregunto con emoción. Sabiendo los contactos de los chicos, puede venir cualquier famoso.
-Pues…- Louis se toma unos segundos para enumerar.- Andy, Ed Sheeran, Danielle, Cher Lloyd, Little Mix, los chicos de McFLY, Carly, Robert con Kristen, quizás Taylor Lautner, Conor, Taylor Swift, Demi, Josh Hutcherson, Olly Murs, Simon Cowell, y unos cuantos amigos más.
-Madre-mía.- exclamo pausadamente.- Esto va a parecer una entrega de premios.
Louis no para de ir de un lado para otro, con una carpeta en la mano y dando órdenes. Quiere que todo esté perfecto para esta noche.
-Yo quiero aprender a bailar para esta noche.- comenta Niall.
-Pues te voy a enseñar a bailar una canción española que se llama ‘La mayonesa’.- le dice Sandra. Busca en el ordenador y esa canción que formó parte de nuestra infancia empieza a sonar por toda la sala.
-A ver, Nialler, gira las caderas.- le ordena Sandra. Él la obedece, y parece una marioneta.-Dios, Niall! Mírame y tienes que imitarme. Haz como si estuvieras batiendo mayonesa, y haz juego de caderas mientras. Venga.
-Mirad qué bien mueve las caderas mi chica.- comenta Zayn apoyado en el sofá, ya que sigue con las muletas. Dentro de una semana le quitarán la escayola, pero tendrá que seguir llevando una muleta para apoyarse.
-Pues como mueva igual las caderas en la cama, debes de acabar agotado.- le replica Harry en una clara intención de intimidarle. Zayn se pone del color del sofá (rojo escarlata) y levanta la muleta, pero Harry se aparta con rapidez.- ¡No te piques, Zaynie!
-Vete a la puta mierda, Styles.
-Me amas demasiado, Malik.
-Rubio, esta noche te enseño a andar con tacones.- le digo a Niall, que sigue intentando bailar.
-Me apuesto 300 libras a que se cae más de una vez.- anuncia Harry con seguridad.
-Yo me apuesto 300 a que no se cae ni una sola vez.- repongo, y le ofrezco mi mano.- ¿Trato hecho?
-Trato hecho.- acepta Harry estrechando mi mano.- Ve preparando la cartera, señora Payne.
-No estés tan seguro de eso, señor Styles.
-¡Gracias por apostar a mi favor, Lali!- canturrea Niall sin dejar de mover las caderas.
-Te voy a convertir en la reina de la noche, rubio.- respondo con burla.- Y deja de mover las caderas, que si no esta noche tendrás agujetas y no te podrás ni mover.
Cuando todo ya está listo, volvemos a nuestras casas. Al terminar de comer, Liam y yo subimos a hacerle una visita a Amanda y Josh.
Llamamos al timbre y el futuro padre nos abre la puerta.
-Hola, parejita.- nos saluda. Sus ojos brillan con alegría, es adorable.
-¡Hola, desaparecidos!- responde Liam, y Josh se echa a reír.
Me encuentro a mi prima tirada en el sofá, leyendo un libro sobre los primeros meses del embarazo. Le doy un cariñoso abrazo y me siento a su lado.
-¿Cómo estás, prima?- le pregunto.
-Mejor.- responde ella.- Ayer fuimos al ginecólogo y me dio todas las indicaciones. Tengo prohibidísimo el alcohol.
-Pero esta noche vendrás a la fiesta, ¿no?- inquiero, y ella se encoge de hombros.- ¡Va, Mandy! Vienen Sonia, Mati, Justin, un montonazo de famosos… Si no puedes, no bebas, pero vente a empezar el 2013 con nosotros. Después de medianoche te vas si quieres, pero por favor, ven. Porfi, porfi, porfiiiii…
-Vale, vale, si insistes… ¡No seas pesada!- acepta entre risas. Yo suelto un grito y la vuelvo a abrazar.
-¡Estupendo! A las 22:30 en el portal, sed puntuales.
-Que sííííííí. ¿Os quedáis a cenar?- sugiere ella.
-La verdad es que iba a preparar unos de mis ya famosos cupcakes de chocolate para la fiesta, y seguramente tardaré.
-Sin problema, bajamos y te ayudo.
Los cuatro bajamos a mi piso y el de Liam, y mientras los chicos juegan a la videoconsola, Amanda y yo nos metemos en la cocina.
-¿Y ya habéis pensado nombres?- le pregunto a mi prima mientras meto la bandeja en el horno.
Ella sonríe con timidez.
-Aún no, tengo 8 meses… Pero me decanto por Greyson si es chico y Emilie si es chica.
-Son muy bonitos.
-Pero hay algo de lo que estoy muy segura.- continúa.
-¿De qué?
-De que Liam y tú vais a ser los padrinos.- contesta con una gran sonrisa.
-¿¡En serio!?- grito entusiasmada, y ella se echa a reír.
-¡Pues claro! ¿Quiénes si no?
-¡Es fantástico! ¡Liam!- exclamo, y él me mira con curiosidad desde el sofá.- ¡Vamos a ser los padrinos del pequeño Devine!
-¿De verdad?- inquiere con emoción.
A eso de las 21:30, suena el timbre. Abro la puerta y Sandra entra con una funda de ropa en la mano y acompañada por un chico moreno, bajito y vestido de granate.
-¿Y esto?- murmuro.
-Tu vestido de esta noche. Espero que te guste.- responde, y abre la funda, dejando a la vista este precioso vestido: http://www.polyvore.com/101/set?id=81030841.
-Madre mía…- susurro maravillada.- ¿Cómo lo has hecho?
-Con la ayuda de Ryan.- contesta mirando con cariño al chico que la acompaña.- Laura, te presento a Ryan, mi ayudante. Ryan, te presento a mi amiga Laura.
-¡Laura, querida, he oído hablar tantísimo de ti!- suspira Ryan, y me da un efusivo abrazo. Me sobresalto en cuanto me da un ligero beso en los labios- ¡Vas a estar preciosa con el vestido de Sandra!
-Nuestro vestido, Ryan.- le corrige Sandra guiñándole un ojo.
-Encantada de conocerte, Ryan.- le digo aún en shock por su simpática presentación.- Te presento a Liam.
Ellos se estrechan la mano. No veo ni rastro de enfado en la cara de Liam. En cambio, lo veo divertido.
-También he oído hablar mucho de ti, Liam. Es un placer conocerte.
-Lo mismo digo. La habitación está al final del pasillo a la izquierda.
-Es gay, ¿verdad?- le susurro a Sandra en cuanto le perdemos de vista.
-Sí.- asiente ella.- No se habría atrevido a darte un pico delante de Liam si no fuera gay. No veas los ojitos que le ha puesto a Harry cuando se lo he presentado, ¡tendrías que ver la cara del ricitos!- nos echamos a reír.- ¡Venga, ve a vestirte! ¡Y tú también, Payne!
-¡A sus órdenes, sargento Beltrán!- acepta Liam y entra en la habitación conmigo. Yo me meto en el baño, donde me encuentro a Ryan llenando la encimera con maquillajes.
-Cielo, ya puedes ponerte el vestido.- me dice con amabilidad.
-Esto… ¿Tienes que estar tú delante?- le pregunto con vergüenza, y él suelta una carcajada.
-Tranquila, soy de las tuyas.- contesta con total normalidad. Me cae bien al instante.
Me pongo el vestido y los zapatos. Ryan me ondula el pelo y deja que caiga sobre mi hombro derecho. Me maquilla mientras me cuenta lo que ha hecho durante las navidades, y yo me lo paso genial. Es un chico adorable, muy simpático y divertido. Él sale del baño y de la habitación. Cuando yo salgo del baño, Liam ya está cambiado: se ha puesto una chaqueta americana azul oscuro, camiseta de manga corta blanca, vaqueros del mismo tono que la chaqueta y sus Converse blancas.
-Ser tan perfecto como tú debería ser ilegal.- comento mientras guardo mi móvil en un bolsito negro.
Él se echa a reír y me besa la frente.
-Lo mismo digo.- repone, y yo suelto un resoplido.- ¿Por qué te cuesta tanto admitir que eres perfecta?
-Porque no lo soy.- respondo con seguridad. Ahora es él el que resopla.- Y ni se te ocurra levarme la contraria porque sabes que tengo razón.
-Laura Saturque Hernanz,- me interrumpe.- me enamoré de ti porque eres perfecta. Tal vez no te consideres así a ti misma, y tal vez no lo seas para otras personas, pero sí lo eres para mí.
Yo no digo nada, simplemente me dedico a mirarle en absoluto silencio. La intensidad que desprenden sus ojos hace que las mariposas se revuelvan en mi estómago. A pesar de conocerle desde hace medio año, sigue despertando en mí las mismas sensaciones que el primer día.
-Oh, Liam…- susurro, y mis ojos se llenan de lágrimas.- Te quiero tanto…
Él se acerca a mí, me estrecha entre sus brazos y esconde la cara en mi pelo.
-Y yo a ti, pequeña…- responde. Me levanta la barbilla con su mano y me besa en los labios.
-¡Venga, gente, que llegamos tarde!- grita Sandra entrando en la habitación sin dignarse a llamar.- ¡Uy, perdón!
-Sandra, te mato.- murmuro.
-Sí, sí… ¡Venga, daros prisa!
Salimos y yo cojo la bandeja con magdalenas suficientes para alimentar a un ejército. Sandra vuelve a los cinco minutos con un vestido azul eléctrico y unos tacones dorados.
-Guau… Está usted tremenda, señora Malik.- ronroneo con burla.
-Deja de tirarme los tejos delante de tu novio, guarra.- replica siguiéndome la corriente.- Ya sé que me deseas.
-Oh, sí, si los chicos no estuvieran aquí te empotraba contra la pared del ascensor.
Entramos en el ascensor. Zayn va vestido igual que Liam pero en gris oscuro, y su ya característica escayola en la pierna derecha (llena de nuestras firmas) y sus muletas grises.
-¡Zayn, qué elegante!- comento en cuanto las puertas del ascensor se cierran.
-Tú también estás muy guapa, Lali.
-¿Y de mí no dices nada?- suspira Sandra con falsa indignación.
-A ti no hace falta decirte nada para que sepas que estás increíble.- replica Zayn, y le da un beso en el cuello.
-Agh, qué asco.- murmura Liam con burla. Yo le doy un golpecito en el pecho.- ¡Eh!
-No seas malo con el pobre Zayn… Está cachondo, déjales que se desfoguen un poco.- repongo, y nos echamos a reír junto a Ryan.
-Sois unos imbéciles.- musita Sandra, y yo la abrazo.
Llegamos al portal. Allí ya están Leyre, atraviada con un vestido de tubo verde, Amanda, con un ancho vestido de flores, y Harry, igual que Zayn y Liam pero en color marrón oscuro. A los pocos minutos aparecen Andrea, con un vestido de gasa naranja, y Blanca, con un vestido palabra de honor y falda abombada gris. Recuerdo que esta última no sabe que viene Justin, aunque decido callarme para darle la sorpresa.
-¡En marcha!- exclama Zayn en cuanto estamos todos.
Nos dirigimos a una gran furgoneta negra que va a conducir Louis. Leyre, Ryan y yo nos pasamos todo el trayecto hablando de ropa y zapatos. Harry está muy tenso en compañía de Ryan, lo que me hace mucha gracia.
-Harry, tú levantas pasiones entre todos los géneros.- le comento en voz baja.
-A veces no me gustaría ser tan guapo.- responde con una mueca.
-¡Oh, por favor, qué creído te lo tienes!- resoplo, pero los dos nos acabamos riendo.
-La borrachera que voy a pillar esta noche va a ser épica.- anuncia Leyre saltando al exterior del coche en cuanto aparcamos delante de Fabric, una de las discotecas más conocidas y prestigiosas de Inglaterra.
-Esperemos no tener que empezar el año con un coma etílico encima.- añade Blanca.
Entramos en la discoteca y nos quedamos completamente de piedra: las luces son de todos los colores y cambian cada segundo, y las paredes y el mobiliario son todos negros, menos los sofás escarlata y la barra infinita, que cambia de color continuamente. Es una sala enorme, con pista de baile, escenario con altavoces y una mesa de mezclas y unas terrazas con vistas a la zona turística de Londres. Hay una chica de piel morena y pelo castaño en la barra.
-¿Queréis tomar algo más mientras llega la demás gente?- nos pregunta con amabilidad, y por su acento diría que es española.
-Yo quiero una CocaCola, gracias.- dice Liam mientras se sienta en una de las banquetas.
-Échale un chorrito de vodka sin que se dé cuenta.- le susurro a la camarera con intención de que Liam me escuche.
-Te estoy oyendo, pequeña.- repone él, y yo le saco la lengua. La camarera suelta una risita antes de agacharse al lado de la nevera.
Me acerco a una mesa y dejo la bandeja sobre ella. Me giro para recolocar el mantel, y cuando me vuelvo hacia el lugar donde había dejado la bandeja, ésta ha desaparecido. Miro a mis espaldas y veo a Niall alejándose de puntillas.
-Niall, ¿se puede saber qué estás haciendo?- le exijo saber, sin poder ocultar la risa.
Él se gira hacia mí, y veo que lleva una magdalena embutida en la boca.
-Cosas de rubios irlandeses, tú no lo entiendes.- contesta con la boca llena. Yo me echo a reír.
-Ya, claro… Pues quitar cosas es una cosa de españolas con el pelo marrón, así que devuélveme la bandeja.
Niall me la devuelve a regañadientes, pero yo le doy otra magdalena para que no se enfade. Me perdona al instante, por supuesto.
La puerta de Fabric se abre y entra Conor Maynard, y de la mano lleva a mi amiga Beatriz. Voy corriendo hacia ella y la abrazo con fuerza.
-Ya me contarás de qué va esto.- le susurro al oído, y ella suelta una risita.- ¡Conor! ¿Cómo estás?
-¡De maravilla, mira qué representante tan guapa me he buscado!- exclama. Bea se sonroja y yo me echo a reír.
-¡FIESTA!- grita una voz, y Andy entra en el local.- ¡Ya ha llegado el alma de la fiesta!
-Andy, ¿ya vienes bebido?- inquiere Sandra, y el aludido pone los ojos en blanco.
Son las 23:00 cuando ya está toda la gente (menos Justin, Fredo, Matilde, Isa y Sonia). Me he pasado los últimos 30 minutos haciéndome fotos con Josh Hutcherson, Carly, Taylor Swift, Kristen, Robert… Los chicos nos presentan a Simon Cowell y yo no puedo evitar abrazarle con fuerza y echarme a llorar.
-Gracias, Simon.- le digo.- Gracias por unirles, no tengo vida suficiente para agradecértelo.
Él se echa a reír y le pasa a Niall un brazo por los hombros.
-Hice lo correcto, y ahora me siento muy orgulloso.- responde.
-Oh, tío Simon...- susurra Louis, y le da un abrazo. Niall, Liam, Zayn y Harry se unen a ellos en un abrazo colectivo que haría saltar las lágrimas de todas las Directioners. Nos hacemos una foto todos con Simon y la subo a mi Twitter con el mensaje: Somos una familia.
-Laura.- me llama una voz. Me giro y veo a Taylor Lautner sonriendo con timidez.- Quiero presentarte a alguien.
De la mano lleva a una chica un poco bajita, de pelo liso y marrón que le llega hasta poco más por debajo de los hombros, y ojos grandes y marrones. Muy guapa, para ser sincera.
-Te presento a Blair, mi… Bueno, mi novia.- dice Taylor titubeando.- Blair, esta es mi amiga Laura, la novia de Liam Payne.
-¡Encantada, Blair!
-¡Lo mismo digo!- responde ella con efusividad. Parece muy simpática.
-Y bueno… No me suenas, ¿de qué os conocéis?- les pregunto.
Ellos se miran y se sonrojan. Ay, son tan monos...
-Bueno…- comienza Blair.- Yo era maquilladora en el set de ‘Amanecer’. Entonces, durante el rodaje, pues… Eso, empezamos a salir y eso.
-Oh, qué bonito.- suspiro, y ella suelta una risita.- Hacéis una muy buena pareja en serio, ojalá duréis mucho.
-¡Gracias, Laura!- exclama Taylor con una de esas radiantes sonrisas.
Me intercambio el número con Blair. Me voy a la barra y pido un mojito.
-Oye, tú eres española ¿verdad?- le pregunto a la camarera.
-Sí.- responde con timidez.- Me llamo Lola.
-Encantada, yo soy Laura. ¡Por fin encuentro a más españoles, creí que éramos las únicas!
-¡Petarda!- chilla Louis. Me da un beso en la mejilla, se sienta a mi lado y sonríe sugerentemente a Lola.- ¿Cómo te llamas?
-Lola.- musita ella con las mejillas rojas.
-¿Por qué no te tomas un descanso, Lola? Te invito a una copa.
-Eh… Estoy en horario de trabajo.- balbucea.
-Soy yo el que os ha contratado, te doy la hora libre.- le corta él con una amplia sonrisa al más puro estilo Louis Tomlinson, haciendo que Lola se quede totalmente colgada.
-Bueno, yo me voy, os dejo solos.- intervengo, y me voy varias sillas más lejos. Y ahí dejo a Louis, flirteando (no se puede llamar de otra manera) con una guapa camarera española.
Al llevar el bolso en la mano, siento cómo vibra el móvil. Lo saco y veo un mensaje de Sonia.
Estamos detrás de la puerta, ¿entramos?
Levanto la mirada y observo que Niall está bailando con Leyre y Andrea.
Esperad a que termine esta canción. :), respondo.
Me levanto corriendo, cojo del brazo a Niall y me pongo a bailar con él. Acerco mis labios a su oído y le susurro (o le grito, según cómo se mire):
-Tengo una sorpresa para ti.
El rubio me mira con curiosidad, y justo en ese momento termina la canción.
-Mira hacia la puerta.- le ordeno. Él obedece y de repente se queda petrificado.
Sonia, Isabel y Matilde están en la puerta. La primera lleva un vestido verde, del mismo tono que sus ojos, y su pelo dorado está ligeramente ondulado.
-Es ella…- suspira Niall con los ojos rebosantes de maravilla.- No me lo puedo creer, es ella…
De repente, sale corriendo y levanta a Sonia por los aires, dando vueltas. Después la deja en el suelo y acerca a su cara a la de ella. Yo aparto la mirada para darles intimidad. Veo a Isabel hablando animadamente con Andy, así que decido saludarla después. Me acerco a Matilde y le presento a Josh Hutcherson. Como cabía de esperar, se pone como una loca, y él no tiene más remedio que llevársela hasta un sofá para que se siente y se relaje.
En la pantalla que hay en el escenario sale una cuenta atrás de 20 segundos para que comience el nuevo año. Busco a Liam con la mirada, pero no lo encuentro. Joder, no quiero empezar el 2013 sin él. A mi lado se pone Ed Sheeran, y yo le doy un rápido beso en la mejilla antes de seguir con mi búsqueda.
-¡Diez, nueve, ocho, siete, seis, cinco, cuatro…!
-Feliz año nuevo, pequeña.- me susurra la voz de Liam al oído. Me rodea la cintura con sus brazos y me besa en los labios, justo a tiempo para que el temporizador llegue al cero.
Empiezo el año 2013 besando al hombre de mi vida. No podría haber empezado de mejor manera.


Subo hoy uno cortito porque mañana no creo que me dé tiempo, vienen Blanca, Sandra y Bea a ''hacer un trabajo'' a mi casa y no podré. Por cierto, es MUY PROBABLE que las cuatro hagamos una Twitcam mañana, a eso de las 18 de la tarde, no nos falléis :3
Le dedico este capítulo a @UnPoniSueelto, que ya ha aparecido su personaje de Blair. Espero que te haya gustado, cielo :3. Hoy es un día en el que no tengo muchas ganas de nada, porque es 25, los chicos están en Madrid y yo habría ido a verles hoy de no ser por unos problemillas familiares. Pero bueno, espero que Leyre lo disfrute como nadie por mí.<3
También se lo dedico a Blanca, que me ha estado escuchando esta semana y acompañándome en mi depresión por no poder ir a ver a los chicos. Te quiero un pocito bastante, Blanquis.<3
El 54 lo subiré el domingo que viene, y pretendo subirlo con 10000 visitas ya... Os dejo caer la indirecta muy discretamente. Un beso gigante, y miles de gracias por leer x.

Lali.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Free Mustache Black - Pointer Cursors at www.totallyfreecursors.com